Aula virtual

Respuesta a: Reflexiones introducción al mindfulness semana 18

Mis cursos Foros Reflexiones introducción al mindfulness semana 18 Respuesta a: Reflexiones introducción al mindfulness semana 18

#1474
Bertha RestrepoBertha Restrepo
Participante

SEMANA 18 El Aval de las Neurociencias
Tanto la lectura como el video de la Dra. Castellanos han sido un gran aporte para consolidar y ampliar mis conocimientos con respecto a cómo funciona mi cerebro. Es muy gratificante encontrar en esta época una ciencia que ha dedicado parte de su tiempo a investigar para entender los mecanismos de lo inmaterial como la conciencia, pero también de lo material. Cuando se habla de lo inmaterial se refiere a los estados espirituales que se ven reflejados en el cuerpo físico, y como ejemplo están las sensaciones percibidas en un estado de arrobamiento de los meditadores. Estas, entre otras, son algunas de las conclusiones a las que ha llegado las Neurociencias.
Es interesante conocer los mecanismos de cada parte del cerebro el cual tiene tres secciones bien definidas fisiológica y biológicamente, estas partes son el Neocórtex, el cerebro límbico y el reptiliano y que además está dividido en dos hemisferios y que cada uno cumple funciones específicas: el hemisferio izquierdo, asociado a procesos de razonamiento lógico, percibe la individualidad; El hemisferio derecho, en el que se dan procesos asociativos, imaginativos y creativos, percibe la totalidad.

Reflexionando sobre la compasión es una verdad irrefutable de que nadie puede dar de lo que no tiene y de que la caridad empieza por casa. Si no soy compasiva conmigo misma, no puedo ser compasiva con los demás. En lo personal me encanta tratarme bien y esto se traduce en el cuidado que tengo de mi parte física y emocional espiritual. He desarrollado rutinas de alimentación, ejercicio y meditación con las que me siento plenamente satisfecha. No cambiaria nada de lo que estoy haciendo en el presente.
Cuando se presenta un momento difícil estoy atenta a la situación y regreso a la objetividad con la respiración consciente y pongo mi centro de gravedad en la esencia. Muy pocas cosas se me escapan de control y si eso pasa, es por pocos minutos.
Tengo una buena relación conmigo misma y soy tolerante, diligente, paciente y siento profundo amor hacia mi Ser interior del cual soy parte también.
A mis 66 años, he podido equilibrar mucho mis inteligencias intelectual, emocional y espiritual. Y siento que si están adecuadamente balanceadas.
Todos los días se presentan experiencias nuevas que pueden parecerse a alguna de las anteriores, pero no son iguales, el cerebro utilizando su plasticidad cerebral las incorpora y, por lo tanto, podemos hacer uso de esas nuevas conductas. En lo personal he identificado un trabajo constante con el manejo de la impaciencia. Para mí fue todo un descubrimiento reconocer que no tenía paciencia, pues estaba convencida de que yo tenía que irritarme porque tenía la razón. Hasta el presente, es un trabajo sostenido porque todos los días se presentan experiencias donde tengo que sacar mis recursos internos en función de las conquistas que he realizado utilizando la paciencia.
Para mí, lo más importante de esta semana fue darme cuenta de que distraerse es normal en el proceso meditativo y que no hay que sentir culpa por ello, y que además, en la medida que voy adiestrándome en la atención plena, se fortalecen partes de mi cerebro desinflamando por ejemplo, a la amígdala.